27/04/2012

Ya estuvo bueno...

Me acaban de correr este cacho de audio:

http://dl.dropbox.com/u/1538186/Chaboom/Canicas/24-04-2012_174m_00s__177m_12s.mp3

En el, Oscar González Loyo infiere que estoy detrás de mensajes anónimos en los que se cita el estado de salud de su señora madre y que son contrarios a su completa recuperación. Además es notable que él y sus adeptos no tiene reparo en lanzar amenazas veladas al estilo de: " Van a saber en su momento cuando les pase lo que les va pasar" o "(Van a) aguantarse para lo que les viene".

De sobra esta desmentir las afirmaciones de esta persona pues están precedidas por su pésima reputación, la cual se a esmerado en obtener. Sin embargo es grave que piense que puede vociferar con total impunidad y que crea que de verdad cuenta con el poder para poner en jaque a personas que como yo, son completamente indiferentes a sus actividades.

En su afán por conservar a sus adeptos solo atina a señalarse como víctima de todos aquellos que hemos cuestionado su auto impuesto estatus de "contactado", de "poseedor de una espiritualidad superior" y de " salvador del cómic mexicano". Enfermiza es su insistencia en estar presente en la vida de personas a las que dejo de tener a su alcance para manipular, buscando solo poder erguirse sobre el trabajo de los que tuvimos a bien dejar su organización.

Quiero constatar que hacia la Sra. Hilda solo tengo respeto y preocupación sincera por su estado de salud. Es muy bajo que sea el propio Oscar quien se valga de esto para intentar dañar a quienes él cree están en deuda perpetua por una relación de trabajo que fue de todo menos recíproca y en la que siempre exigió obtener la posición mas ventajosa.

Después de escribir esto manifiesto que me desmarco de toda declaración futura hacia mi persona por parte de este sujeto, ya que de sus dichos y hechos jamas se hará responsable, pues como el mismo ha manifestado le son dictados por "los maestros dimensionales".